Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

   

El Pueblo de Pegalajar es declarado Villa independiente, abandonando la tutela de Jaén, el 3 de Junio de 1.559, mediante Carta de privilegio Real. Desde 1.559 hasta 1.811 existe una laguna considerable en cuanto a documentación que desvele la historia del Pueblo.

A partir de 1.811 hay gran cantidad de documentos en los que se reflejan muchos detalles de la historia política y económica de Pegalajar.

Referente a la demografía se observa un continuo aumento de la población, que va desde 215 vecinos en 1.535 hasta los 7.390 en 1.944, siento ésta la mayor cantidad registrada. A partir de este momento, 6.572 habitantes en 1.950, 4.945 en 1.960, 4.118 en 1.970, 3.172 en 1.980, lo que demuestra la gran emigración que ha sufrido el pueblo. En la actualidad la población de Pegalajar está alrededor de 3.300 habitantes.

A lo largo de la historia, la agricultura ha sido la principal fuente de riqueza de Pegalajar. Las condiciones topográficas han limitado el desarrollo agrícola y le han dado un rasgo peculiar. Hay que resaltar el Sur del Pueblo, en donde se extendían, ya desde la Edad Media, una serie de bancales regados con la Fuente de la Reja. El origen de la huerta está directamente relacionado con la construcción del estanque que embalsa las aguas de la fuente, y con el desarrollo de una intrincada red de acequias e hijuelas que inteligentemente riegan los numerosos e irregulares bancales aprovechando cada palmo de terreno. Aunque no se sabe la época exacta, es muy probable que tanto el estanque como la huerta fueran construidos por los musulmanes.

Las primeras referencias a la Fuente de la Reja (antes Fuente Vieja) datan de 1.469 y sobre "La Balsa" en 1752.

La ganadería ha sido siempre en Pegalajar un complemente de la agricultura, con gran numero de cabezas de ovejas, cabras, y cerdos resaltando que en el siglo XVIII las yuntas de ganado vacuno era mayor que caballar, pues las labores de arado eran realizadas casi por completo por bueyes. En la actualidad la importancia de la ganadería ha descendido vertiginosamente, el pastoreo es de poca relevancia, la crianza y matanza del cerdo casi ha desaparecido y la paulatina mecanización agrícola ha dejado a un lado al ganado mular, asnal y caballar.

La actividad industrial de un pueblo pequeño como Pegalajar es de suponer que, a lo largo de su historia, nunca ha tenido una envergadura notable; generalmente se ha limitado a las posibilidades de la población existente en cada momento, y a la elaboración de los productos agrarios del término; o sea, una actividad industrial escasa, de tipo agrario, sin miras a una importación de materia prima y posterior exportación de un producto elaborado. Por otra parte, la ausencia de una mentalidad empresarial emprendedora y de capital han complementado un circulo del que poco a poco se está consiguiendo salir.

Con una producción agrícola e industrial escasa y unas vías de comunicación hasta hace poco deficientes, no es de extrañar el escaso volumen de comercio de Pegalajar a lo largo de historia. La actividad comercial "al por menor" en las últimas décadas ha tenido seria dificultad para su mantenimiento. Por una lado, la proximidad a la capital supone un fácil desplazamiento a los vecinos para realizar las compras. Por otro lado, ha existido siempre una importante venta ambulante, en franca competencia con el comercial vecinal. Estas dos son las causas principales del penoso desarrollo del comercio interior en Pegalajar y de su paulatino empobrecimiento. El comercio exterior está representado por la industria aceitera y transformación de la madera, aunando en un reducido número de empresas toda la relevancia de este tipo de comercio.

El turismo decreció bastante por la desecación de La Charca, quedando relegado a las visitas a parajes como "Las Siete Pilillas" y "Cueva de los Majuelos". La recuperación de La Charca es en la actualidad el principal punto para el desarrollo del turismo en Pegalajar, con un espectacular aumento ya en los primeros meses de 1.997.

Bibliografía.- LÓPEZ CORDERO, Juan Antonio; LIÉTOR MORALES, José; y ROJAS LÓPEZ, José. "Pegalajar: nueva aproximación histórica". Ayuntamiento. Pegalajar, 1994.

About YoArnold83

Nacido en Jaén y criado en Pegalajar, amante de la naturaleza, el deporte, la tecnología...
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
This is the last post.

No hay comentarios:

Post a Comment