Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Pegalajar es un municipio español de la comarca de Sierra Mágina, en la provincia de Jaén, Andalucía. Un parte de su territorio municipal se encuentra dentro del Parque Natural de Sierra Mágina.

En la localidad del mismo nombre se encuentran el arco de la Encarnación, que es un edificio gótico del siglo XV y la iglesia dedicada a la Santa Cruz, templo renacentista del siglo XVI, que sufrió grandes daños en la guerra civil española y de la cual podemos destacar su torre campanario, que es un resto de la antigua fortaleza medieval.

Prehistoria y Antigüedad

Las evidencias más antiguas de poblamiento humano en el término municipal se remontan a la Edad del Cobre, en la Cueva de los Majuelos, situada a unos 600 metros al norte del núcleo urbano, y prácticamente destruida en la actualidad. Es una cueva doble, descubierta la segunda en los años 70, que es la que presenta restos materiales que la identificarían como un importante asentamiento calcolítico de tipología poco clara, aunque existe un singular enterramiento colectivo con restos humanos e intrumentos tallados en hueso y sílex (raederas, cuchillos, puntas de flecha y lascas de desecho), así como piedra pulida y restos cerámicos realizados a mano y de carenas bajas, y puntas de cobre de baja calidad realizado para jabalinas y flechas. Otro paraje digno de mención son los abrigos de la Serrezuela, donde se han hallado pinturas rupestres de tipo esquemático. También destaca el yacimiento del cerro de la Torre de la Cabeza, ubicado en su ladera occidental, y con estructuras de hábitat que se remontan a la edad del Bronce, como lo demuestran los restos cerámicos a mano y bruñidos, y con ocupación durante las etapas ibérica (cerámicas con decoraciones geométricas pintadas en rojo), romana e incluso medieval.

En cuanto al periodo romano, es posible que el castillo de la Peñuela se levante sobre alguna edificación romana preexistente; asimismo, existiría una calzada romana construida por Augusto en el año 8 a. C. que discurriría por el témino municipal atravesando la aldea de La Cerradura hacia Mentesa, como lo demuestran los cuatro miliarios hallados en 1975. También existe ocupación durante esta fase en la meseta de la Casilla de Pajares, situada entre dos arroyos de la orilla derecha del Guadalbullón y con una extensión de hectárea y media. No se aprecian estructuras en la misma, aunque sí hay restos cerámicos de clara tipología romana, entre los que se cuentan producciones en terra sigillata hispánica. El hábitat en esta etapa en el término municipal sería muy disperso, en villas y pequeños núcleos que quedarían abandonados en la fase posterior debido a la inestabilidad de la misma.

Edad Media

El topónimo Pegalajar parece poseer un origen mixto, vinculando el término latino pagus con el árabe al-hayar, significando "aldea" y "piedra" respectivamente. No obstante, existen otras interpretaciones respecto tanto al significado concreto del topónimo ("vega pedregosa" o "paso entre montañas") como al origen, que pudiera establecerse también por la existencia de Bagu, una localización situada por al-Idrisi en el camino entre Córdoba y Levante, y que quedaría incluida en el territorio de Sierra Mágina, conocido como Sumuntan. Se trataría de un hisn, un asentamiento en altura de carácter defensivo que albergaría en momentos de peligro a las gentes de las aldeas relacionadas con el Guadalbullón y la Fuente de la Reja. En época emiral el carácter defensivo queda asumido por una población existente bajo la Peña de los Buitres, una elevación rocosa dotada de potentes defensas naturales donde se ubicaría un aljibe. Este primer núcleo se abandonaría en el califato omeya bajo el reinado de Abd al-Rahman III, debido a la orden que dicta el califa obligando a las poblaciones a abandonar las alturas, trasladándose a las zonas bajas y vegas más fácilmente controlables. La población se trasladaría así a un nuevo núcleo en la Peñuela, donde pronto surgirán estructuras complejas, como molinos de agua, terrazas, bancales y albercas, de las que La Charca podría ser heredera directa.

El núcleo de la Peñuela se va consolidando como refugio defensivo, ampliando sus fortificaciones ante el peligro que supone el progresivo avance cristiano hacia el Sur de la Península por el Alto Guadalquivir, siendo Fernando III el que finalmente conquiste Pegalhaiar y su alcázar en 1244, quedando incluidas en las tierras de realengo y asumiendo el carácter de zona militar fronteriza con el reino nazarí de Granada. Las luchas internas de Castilla en los siglos XIV y XV tuvieron también como escenario a Pegalajar, siendo la conjura de 1468 contra el condestable Iranzo el incidente más destacado.

Pegalajar en la actualidad

En la actualidad, Pegalajar cuenta con unos 3200 habitantes. Es considerado como la frontera natural del Parque Natural de Sierra Mágina. Limita con las poblaciones de Cambil, Los Cárcheles, La Guardia de Jaén, Jaén y Mancha Real.

El signo más característico de Pegalajar es la Charca. Pegalajar nació cerca de ella, a causa de su utilización como abastecimiento y riego de hortalizas y olivos, cultivos que quedaron bastante dañados a causa de la desecación por sobreexplotación en 1988. Desde entonces las numerosas manifestaciones y movilizaciones de los vecinos no han dado el resultado esperado.

En cuanto a la industria, Pegalajar es un pueblo agrícola, aunque cabe destacar en ella la industria maderera. Fundamentalmente su economía es de explotación del olivo, aunque en mucha menor medida y como cultivo para las necesidades propias, existen huertas dedicadas al cultivo de subsistencia.

Este pueblo no se caracteriza por los monumentos, aunque cabe destacar la Iglesia de la Santa Cruz, levantada sobre el antiguo castillo, y el Arco de la Encarnación (llamado en la Edad Media Puerta de Jaén), ambos del siglo XV.

La orografía con la que cuenta Pegalajar, permite hacer multitud de deportes, de los que cabe destacar el senderismo, el ciclismo y el paracaidismo. Este último, se encuentra en pleno auge debido a la instalación, en el paraje de las "Siete Pilillas" de un centro de paracaidismo, que atrae a gente de todo Andalucía, donde se dan clases y se efectúan los lanzamientos.

La multitud de rutas y senderos que hay en Pegalajar lo hacen un lugar propicio para practicar el senderismo y el ciclismo. Prueba de ello es el paso, en el año 1999, de la Vuelta a Andalucía por este pueblo.

Ferias y fiestas

Las dos principales fiestas de Pegalajar son las de San Gregorio Naciaceno y las de Nuestra Señora de las Nieves.

Las fiestas de San Gregorio Naciaceno se celebran los días 7, 8 y 9 de Mayo, y las de Nuestra Señora de las Nieves los días 4, 5, 6, y 7 de Agosto. En estas últimas es donde se celebran los actos más importantes, donde destacan el Festival de Cante Flamenco, conocido en casi toda España y Sudamérica, donde han actuado entre otros Camarón de la Isla, Chiquetete y Niña Pastori, El festival de Rock "Charca Rock" con actuaciones como Def con dos, Mago de Oz, Barón Rojo, Reincidentes y Medina Azahara. También cabe destacar los certámenes de bandas de música donde han actuado las mejores bandas de la provincia.

En cuanto al festival taurino de Pegalajar sólo señalar que en la plaza de toros de Pegalajar se han iniciado toreros famosos como pueden ser Paquirri, Espartaco o Antoñete.

Los alojamientos en Pegalajar son sumamente singulares, ya que son cuevas. Estas cuevas están rehabilitadas para su uso como vivienda, teniendo un equipamiento bastante completo: cocinas, baños, habitaciones individuales...

En cuanto a visitas, es recomendable ver el Arco de la Encarnación, la Iglesia de la Santa Cruz, las cuevas de los Majuelos y de Aro, la Charca y el paraje de las "Siete Pilillas" con una vistas inmejorables.

About YoArnold83

Nacido en Jaén y criado en Pegalajar, amante de la naturaleza, el deporte, la tecnología...
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment