Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


El exceso de velocidad fue la causa de ocho de los veinte accidentes mortales registrados en la provincia en el año 2013. Por eso, Tráfico quiere poner freno a los “fitipaldis”, aquellos que pisan el acelerador más de la cuenta. A partir del lunes, comienza una nueva campaña de control “con todos los medios humanos y materiales”.

La frase es del subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, que la pronuncia cada vez que se pone en marcha una iniciativa de este tipo. ¿A qué se refiere concretamente? Habrá unos 150 guardias civiles de la Agrupación de Tráfico a pie de carretera y las patrullas sacarán “a pasear” los cinco radares móviles. Los temidos aparatos podrán situarse en cualquier lugar y a cualquier hora. Y lo que más “asusta” a los conductores, pueden estar “camuflados”. Los agentes del Instituto Armado realizan estas vigilancias durante todo el año. La única diferencia es que, en la próxima semana —entre el lunes 31 de marzo y el lunes 6 de abril—, los controles se intensificarán de forma más que notable. 

No en vano, en la última iniciativa de este tipo, realizada en agosto de 2013, la Guardia Civil echó la foto a 12.208 vehículos en solo siete días. Fueron denunciados 328 por pisar el acelerador más de la cuenta, lo que supuso el 2,68 por ciento del total —el porcentaje de sancionados fue superior en el ámbito nacional y alcanzó el 3,75%—.

Juan Lillo y el jefe provincial de Tráfico, Juan Diego Ramírez, destacaron que la velocidad es el principal factor de riesgo. Por término medio, para poder detenerse completamente cuando se circula a 120 kilómetros por hora se necesita una distancia superior a un campo de fútbol. Si un peatón es atropellado por un coche que marcha por encima de los 80 kilómetros por hora, las posibilidades de que sobreviva son prácticamente nulas. Con esos ejemplos, el subdelegado del Gobierno aclaró que la velocidad estuvo detrás de ocho de los veinte accidentes mortales que se registraron en la provincia. Del mismo modo, el “factor fitipaldi” está detrás del 48 por ciento de las multas que se registraron el pasado año. Los agentes de la Guardia Civil “sacaron su libreta” el año pasado en 67.692 ocasiones. En 32.389, fue para denunciar a un conductor que corría demasiado. Estas sanciones están castigadas con dinero contante y sonante: entre 90 y 600 euros, además de la pérdida de entre 2 y 6 puntos del carné. En los casos más graves, puede dar con el conductor en un banquillo y delante del juez.

About YoArnold83

Nacido en Jaén y criado en Pegalajar, amante de la naturaleza, el deporte, la tecnología...
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment