Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Ya está confirmado: La cosecha de aceite de oliva de este año ya es la mayor de la historia de Jaén. El Ministerio de Agricultura tiene contabilizadas 738.702 toneladas hasta el 1 de abril. Los olivos de la provincia han aportado en este ejercicio más del 40 por ciento de la producción nacional, que también ha sido récord: 1.748.000 toneladas.

El olivar que monopoliza esta tierra desde hace dos milenios nunca ha dado tanto fruto como en esta campaña. Desde que Jaén tiene olivos —los romanos ya los cultivaban y exportaban aceite de la Bética por todo el Imperio— nunca se había conseguido extraer tanto zumo de aceituna. Los datos oficiales del Ministerio de Agricultura han confirmado las previsiones iniciales. Las almazaras jiennenses ya han logrado sacar del campo 738.702 toneladas de aceite de oliva, una cifra que supone superar el anterior récord, que imperaba desde hace dos campaña con 682.788 toneladas. Es lo que reflejan las estadísticas oficiales de la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), un órgano dependiente del Ministerio de Agricultura.

La cifra supera también el aforo oficial de la Junta de Andalucía, que fue criticado por varias organizaciones agrarias por ser demasiado elevado. La consejera Elena Víboras dijo —el 14 de octubre— que los expertos de su departamento estimaban una cosecha de 715.000 toneladas. A 1 de abril —fecha en la que se tiene los últimos registros oficiales—, esa cantidad ya se ha superado ampliamente y las previsiones apuntan a que todavía aumentará algo más. Y es que la campaña no está cerrada al cien por cien. Las almazaras no reciben aluviones de aceitunas, pero siguen con el proceso de molturación. Todavía hay rebuscadores en el campo, debido a que las lluvias alargaron la recolección hasta finales de marzo.

evolución histórica. Desde que hay registros oficiales, solo se ha logrado superar la barrera de las 600.000 toneladas de aceite de oliva en cuatro ocasiones. La primera vez fue en la campaña 2001/2002, cuando se lograron 613.425 toneladas de zumo de aceituna. Desde esa fecha, los agricultores la “bautizaron” como la cosecha histórica. Para referirse a ella, ni siquiera se decía el año. Con esa denominación, todos sabían cuál era. Dos años más tarde, casi se logra batir el récord. Hubo 611.000 toneladas de aceite en la cosecha 2003/2004. Ya hubo que esperar ocho años más para conseguir otra “superproducción”. Fue en la campaña 2011/2012 cuando se logró el registro histórico que ahora ha caído. En ese ejercicio, los olivos de Jaén dieron un rendimiento extraordinario, con 682.788 toneladas.

Un año después de esa histórica cosecha llegó la antítesis. La pasada campaña pasó a los anales como la más mala de las últimas décadas, con tan solo 142.000 toneladas. Y en este ejercicio se ha confirmado que hay “cosechón”. Por primera vez, se ha superado la barrera de las 700.000 toneladas, lo que, sin duda, supone una buena noticia para todo el sector. Sin embargo, esta “macroproducción” trae aparejada una amenaza. Lo peor está en el precio del aceite, que con más oferta suele tender hacia abajo. Sin embargo, el mercado se está comportando. A una producción récord acompaña una venta récord de producto, lo que hace pensar en un enlace razonable para la próxima campaña. Y es que desde el pasado mes de octubre ya han salido de las almazaras más de 818.000 toneladas. Solo el pasado marzo, se vendieron 146.000 toneladas, lo que supone la mayor salida para este mes. La media de los seis primeros meses de campaña es de 136.000 toneladas, lo que supone también una cifra récord. La escasez de la pasada campaña, en la que no hubo “stock”, ha ayudado, sin duda, a aliviar las tensiones hacia abajo de los precios.

La otra gran cara positiva del “cosechón” son los jornales. Miles de hombres y mujeres de esta tierra han superado con creces las 40 peonadas —a una media de 50 euros—, lo que supone unos ingresos importantes para los hogares. Asimismo, los olivareros tendrán mucho más producto que poner en los anaqueles, lo que se traduce en euros contantes y sonantes. Siempre es mejor producir que especular con la cotización.

Fuente: diariojaen.es

About YoArnold83

Nacido en Jaén y criado en Pegalajar, amante de la naturaleza, el deporte, la tecnología...
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment