Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


El camino (laboral) está fuera. Cientos de jiennenses sin opciones de trabajo en la provincia hacen las maletas rumbo a zonas costeras en busca de los ingresos que no encuentran en el mar de olivos. El “exilio” no es un nuevo fenómeno, sino una vía —más bien obligada— que permite conciliar la recolecta de la aceituna con trabajos estacionales.

Javier Lacarra, responsable de Hostelería de la UGT en Jaén, advierte de que el aumento de la demanda de empleo en zonas costeras no oculta una realidad negativa: las condiciones laborales cada vez son peores en los denominados empleos de temporada. “No podemos hablar de niveles muy altos; si suben es porque la precariedad laboral también crece”, lamenta. Lacarra señala que la hostelería siempre ha sido un sector de tránsito. “Los que se van son estudiantes que necesitan dinero para afrontar el curso o desempleados con necesidades de sumarse al mercado”, comenta. 

Este periódico ha contactado con jiennenses —de edades comprendidas entre los veinticinco y treinta años— que por primera vez se han visto obligados a coger un vuelo no para veranear, sino para buscarse la vida. “Es un efecto de la crisis. Y no es solo la juventud la que debe moverse y buscar alternativas donde las haya”, subraya. Lacarra alude a mayores de cuarenta que han vinculado su vida laboral a un sector y que, al perder su “sitio”, salen fuera de la provincia y pelean por cualquier puesto. “Son tanto trabajadores como autónomos fracasados”, apostilla Lacarra.

turismo. Formentera, Mallorca, Ibiza, Málaga y Almería son algunos de los destinos más comunes para buscar trabajo desde mayo hasta pasado el verano. “La hostelería propicia empleos rotatorios: sale alguien y entra uno nuevo para reemplazarlo. No es  que haya más trabajo, sino que las condiciones empeoran. El aumento de empleo es directamente proporcional a la precariedad que existe”, recalca. Lacarra lamenta que “se incumplan los estatutos y la coherencia laboral”. Testimonios consultados por Diario JAÉN lo ratifican. “Yo trabajo de lunes a lunes. Es lo que hay”, cuenta, resignado, un jiennense que acumula dos ejercicios en Formentera. “Se debe descansar dos días a la semana y doce horas entre jornada y jornada. El empresario opta por los contratos temporales o por horas, porque le es más rentable”, indica. El responsable de Hostelería de la UGT en Jaén asegura que la calidad del empleo disminuyó notablemente en el país a raíz de la reforma laboral del Gobierno en 2012. “Lo único que ha conseguido es aumentar el número de parados y mermar la situación de los desempleados”, critica Lacarra. Es complejo hablar de un perfil de “emigrante” temporal, pues salen fuera licenciados sin oportunidades y padres de familia que sostienen su hogar lejos. Sí hay un denominador común: la “estrategia” de dividir el calendario en dos mitades, una destinada para la recolecta del olivar y otra para lograr ingresos fuera. “Es una manera de salvar el año. Quien tiene la suerte de encontrar un trabajo más estable puede prolongar la temporada”, explica.

La aventura de irse es, pues, compleja: la competencia es tan alta como extensas las jornadas laborales. La crisis complica más un fenómeno al que hoy se “alistan” quienes antes creyeron que salir fuera no sería necesario.

Fuente: diariojaen.es

About YoArnold83

Nacido en Jaén y criado en Pegalajar, amante de la naturaleza, el deporte, la tecnología...
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment