Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Jaén huele a aceite de oliva. Hasta hace unos días, solo las fábricas que apuestan por productos de excelencia y están dispuestas a sacrificar rendimiento —cantidad de caldo— para multiplicar la calidad y los aromas molturaban el fruto.

Las aceitunas llegaban con un color verde intenso a la tolva para convertirse en un caldo que da prestigio a esta tierra y triunfará en los múltiples concursos que están por venir. No obstante, para generar este producto, no solo hay que saber elaborarlo, sino también conocer cómo y dónde se vende. Cada vez, más oleicultores lo preparan.

Sin embargo, a partir de ahora, la imagen de los pueblos de la provincia cambia al amanecer. Los jornaleros se juntan en los bares para tomarse un café caliente antes de montarse en el todoterreno que les llevará al tajo. Las plazas se llenan de hombres y de mujeres con ropa de trabajo dispuestos a recolectar el fruto del olivo. Son los aceituneros altivos, que describió Miguel Hernández. Muchos resucitan del hastío del desempleo para llevar a su casa los 50 euros que se suelen ganar. Jaén coge aceituna.

Los albergues abren esta semana, aunque pocos de los que acudirán hasta ellos se quedarán. La mayoría vendrá y se marchará con las manos vacías porque los miles de desempleados jiennenses copan los puestos en las cuadrillas. El aforo oficial estima 4,19 millones de jornales menos —209,5 millones de euros que no se repartirán—, lo que complica considerablemente la posibilidad de encontrar un patrón.

El presidente de Cooperativas Agroalimentarias de Jaén, Pablo Carazo, estima que más de la mitad de las cooperativas abrirán esta semana porque ya hay mucha gente que está en el tajo. De hecho, algunas ya reciben aceituna desde hace algunos días. “Sabemos que las que están en zonas de arbequina llevan algunas jornadas abiertas. En general, ya no se espera a la Fiesta de la Inmaculada para comenzar a trabajar porque se cuida la calidad mucho más. Nosotros les pedimos que arranquen antes porque, así, acaban también más pronto. Dejar al olivo descansar más tiempo resulta favorable para que se recupere y afronte el proceso de floración en mejores condiciones, lo que se traduce luego en cosecha para el año próximo”, manifiesta Pablo Carazo.

Por otro lado, el presidente de la Federación de Fabricantes de Aceite de Oliva y, a la par, de la Confederación de Empresarios de Jaén, Manuel Alfonso Torres, coincide con Pablo Carazo a la hora de señalar que la recolección viene más temprana. Destacan que la maduración del fruto —a diferencia de lo que ocurrió el año pasado— se ha adelantado, por lo que los tajos comienzan a tomar el campo. “Mi fábrica funciona desde el martes de la pasada semana. Ha sido la primera vez que han venido los agricultores a pedirme que abriera y que cogiera aceituna porque querían empezar”, manifiesta Manuel Alfonso Torres. Asimismo, el presidente de los almazareros indica que la mayoría de las fábricas ha abierto ya o lo hará en los próximos días.

El inconveniente. La meteorología es el único freno para la generalización de la campaña. Hoy se espera lluvia, por lo que, anoche, buena parte de los agricultores les decían a los jornaleros que tocaba jornada de descanso obligado. Precisamente, la inestabilidad que auguran las previsiones ha parado la decisión de abrir de otras muchas fábricas. No obstante, todo está dispuesto para comenzar.

Fuente: diariojaen.es

About YoArnold83

Nacido en Jaén y criado en Pegalajar, amante de la naturaleza, el deporte, la tecnología...
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment