Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


No es habitual que haga este calor en noviembre. Por mucho que algunos digan que se ha adelantado el “veranillo de San Martín”, son ya demasiados días. Jaén supera los 24 grados esta semana y, la pasada, incluso estuvo entre los 26 y los 28, en función del lugar de la provincia. De ahí que muchos jiennenses salgan por chaqueta o jersey por la mañana y, a mediodía, notan que les sobran. Cuanto menos, resulta bastante extraño en una época en la que lo normal sería que el mercurio estuviera ocho o nueve grados centígrados por debajo, cuanto menos.

Miles de jiennenses están pendientes de su “tesoro”, que es la cosecha aceitunera que ahora se ve colgada de millones de olivos. Para algunos será el sustento del año. Para otros, jornales y derecho a prestaciones para tirar durante un tiempo. Sin embargo, esta meteorología no es buena. Hasta puede dar igual que haga tanto calor, pero lo hace después de unas jornadas de lluvia y, en noviembre, ambos fenómenos no combinan bien para el olivo.

Seguro que muchos se han percatado que se ven bastantes moscas, que no volarían si hubiera llegado el frío otoñal. También existen otro tipo de insectos, que no son buenos para la aceituna. Por eso, la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de la Consejería de Agricultura acaba de lanzar un aviso para los olivareros. Dice que la maduración de la aceituna se ha acelerado de forma considerable, por lo que seguro que muchos agricultores ya piensen en lanzarse al campo. Asimismo, la Red de Alerta indica que el calor y la humedad que han generado las últimas lluvias hacen que exista actividad de la mosca del olivo que, en condiciones normales, ya no debería volar. Por eso, señala que estos insectos pueden atacar a las aceitunas verdes, lo que incrementaría los frutos picados. Esto no hace que la cosecha “vaya a pique”, pero sí que se reduzca la calidad en las fincas que sufran ataques de mosca, que no tendrían que ocurrir en noviembre. Por otro lado, este observatorio de la Consejería de Agricultura señala que se dan las condiciones idóneas para que proliferen algunos hongos, que causan el repilo, la antracnosis y el emplomado. Existen parcelas que tienen problemas de sanidad vegetal a causa de estas enfermedades, que se pueden incrementar. De ahí que tanto calor en noviembre no sea positivo. Esta meteorología ahora no ayuda a dar el último empujón a la cosecha.

Fuente: diariojaen.es

About YoArnold83

Nacido en Jaén y criado en Pegalajar, amante de la naturaleza, el deporte, la tecnología...
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment